Visit Homepage
Skip to content

¡Chist! ¿Ya lo sabes todo sobre las onomatopeyas?

La onomatopeya es una palabra formada a partir de la imitación de un sonido o un ruido, es decir, de su percepción acústica. Como la percepción es subjetiva, las onomatopeyas difieren en distintos idiomas. También se llama así la figura retórica que consiste en el uso de onomatopeyas.

Onomatopeyas: casos destacados

Las onomatopeyas cubren un campo amplísimo que va desde el ruido que se hace al andar hasta el de las campanas, pasando por un gran abanico de reproducciones sonoras como el ruido de la ropa, el de los medios de transportes y muchos otros. No obstante, hoy solo vamos a hablar de dos de los temas que más llaman la atención: animales y cómics.

Sonidos de animales

onomatopeyas, animales
Fuente: Soundimals.

Es curioso ver cómo se escriben los sonidos de los animales en distintos idiomas. Os mostramos algunos ejemplos, aunque puede haber otras opciones para cada idioma:

  • Pájaro: alemán: tschiep, tschiep; japonés: pyu pyu; griego: tsiutsiu; inglés: tweet-tweet; francés: cui-cui; italiano: cip cip; castellano: pío, pío; catalán: piu-piu o xiu-xiu.
  • Gallo: alemán: kikeriki; neerlandés: kukeleku; francés: cocorico; japonés: kokekokkoo; inglés: cock-a-doodle-doo; castellano: quiquiriquí; catalán: quicquiriquic.
  • Perro: alemán: wau-wau; francés: ouah-ouah; inglés: woof-woof; japonés: wan wan; italiano: bau bau; castellano: guau, guau; catalán: bub-bub.

Cómics

onomatopeyas
Astérix, el famoso galo de las aventuras de Goscinny y de Uderzo.

El género del cómic se caracteriza principalmente por la reproducción de la lengua oral en forma escrita, hasta el punto de que cuando leemos tenemos la sensación de estar escuchando lo que pasa en las viñetas. En este sentido, uno de los elementos clave del lenguaje oral son las onomatopeyas. Algunas típicas del género pueden ser:

  • Expresión de dolor: francés: aïe, ouille; inglés: argh, ouch, augh; japonés: u; castellano: ay, uy; catalán: ahaiohoiui.
  • Llanto: francés: hiii-hiii, ouinn; inglés: boo-hoo; japonés: eeee, miiii, hu-e; castellano: buaaa; catalán: buaaà (o buààà).
  • Golpe: francés: paf, baf; inglés: bam, sock, bash; castellano: zas, paf; catalán: clacpofpim-pam.

El «sonido simbólico» del japonés

Un caso especial lo encontramos en japonés y en el manga, claro. En japonés se utilizan mucho las onomatopeyas, más allá de los simples efectos sonoros como el de un teléfono (ring) o de algo que se cae al suelo (paf o plof).

Existe un número incalculable de onomatopeyas que también adoptan funciones verbales y adverbiales y que en algunos casos hacen referencia a acciones, estados o emociones que no necesariamente tienen un sonido asociado. Por lo tanto, se trata de una especie de «sonido simbólico» o fonosimbolismo, que es la idea de otorgar un valor psicológico a las vocales y a las consonantes. Asimismo podemos encontrar onomatopeyas para sonidos como la lluvia (para para), para el calor del sol (poka poka), para la cualidad de «desordenado» o «confuso» (gocha gocha) o para el adverbio «tímidamente» (osoru osoru).

Apuntes sobre las onomatopeyas en castellano

  • Las onomatopeyas formadas por repetición de uno o varios elementos se escriben normalmente con comas, pero pueden unirse con guion si se trata de una sucesión unitaria y continua: ja, ja, ja / ta-ta-ta-ta.
  • Cuando se unen con guion, cada elemento también es independiente a efectos de acentuación: blablablá, pero bla-bla-bla (cada elemento es un monosílabo).
  • También se pueden usar los puntos suspensivos para un largo espacio de tiempo entre sonidos: toc... toc… toc…
  • Las onomatopeyas pueden ser un recurso para la formación de nuevas palabras: piar, miar (derivación), el tictac del reloj, el gluglú del pavo (sustantivación).
  • Para expresar énfasis, no son raros los alargamientos de las onomatopeyas, en ocasiones incluso con secuencias consonánticas: chssss! (para pedir silencio), ¡buuuum! (un estallido fuerte).

Para más información, puedes realizar una consulta en el buscador en línea de la Nueva gramática de la lengua española de la Real Academia Española o buscar en esta lista elaborada por José Martínez de Sousa y recogida por la página web de la Fundación del Español Urgente.

Leave a Comment

8 de marzo y marza

1 -sexismo

Amigas y amigos, miembros y miembras, tenistas y tenistos, amantes y bogavantes: tómense un ratito para conmemorar el día internacional de la mujer, que esta santa se lo tomará para reivindicarlo. Ya me perdonarán que les dé la murga, pero si hay un día para denunciar la discriminación de la mujer en todo el planeta es hoy.

Sin paños calientes: pese a los notables avances por estas latitudes en materia de igualdad, encontramos marcas de sexismo laboral, social, publicitario, público y telúrico, como las de un perrete que levanta el cuarto trasero en cada árbol. Y como traductoras, aquí nos ocupamos del sexismo lingüístico.

El tema va más allá del sobado machismo léxico de mujer de la calle o mujer pública, comparado con su versión masculina. La atávica visión androcéntrica del mundo (y de los textos) hace que frases dirigidas a todo el mundo se interpreten como destinadas solo a los varones. Lo que despierta suspicacias, que a menudo desembocan en querer especificarlo todo (y toda) y se acaba confundiendo género con sexo, añadiendo morfemas flexivos de género a palabras que no lo necesitan (juez, bedel); o transformando de forma innecesaria participios activos, acabados en -ante, -ente y -iente y diciendo sin empacho estudianta independienta. Francamente, no me parece combativo ceder todas las terminaciones y buscar nuevas para las mujeres, como si no tuviéramos derecho a las consuetudinarias.

3 - igualdad sexismo mujeres

Aunque use la chufla el asunto no es baladí. Basta con consultar alguna de las numerosas guías de lenguaje no sexista que circulan por ayuntamientos y universidades; les avanzo que el tema es de traca pero como no cabe su denuncia, les remito al informe del académico Ignacio Bosque, que defiende que exigir la sistemática relación entre género y sexo es imposible, pues no se podría hablar. Además, ¿dónde se sitúan los límites? ¿Es discriminatorio decir mis abuelos para referirse a una pareja, o mis nietos para referirse a un grupo? Si lo suscribimos a la dignidad, ¿qué pasa con los animales, no tienen? ¿Deberemos decir siempre los caballos y las yeguas?

¿Quién tiene la autoridad de dictaminar que una expresión es sexista por el uso no marcado del masculino para referirse a un grupo diverso? Yo, como mujer (y santa), no percibiría tal discriminación. Así que sin estigmatizar, ¿eh? No caigamos en el despotismo ético o, menos finamente, en el papanatismo. Y puestos a pedir, no empobrezcamos con esto el lenguaje, ¡zape!, que bastante depauperado lo oigo por ahí. (Fin del tono luctuoso)

Por suerte la lengua no es un código civil y cada uno se expresa como lo siente. Así que volvamos al inicio, reivindiquemos la igualdad real: salarial, laboral, política, social, sexual y duodenal. Y recordemos que la igualdad es cosa de todos; que a veces una se pregunta dónde está el apoyo de los varones en ciertas denuncias femeninas. Ya se sabe: “Solo no puedes, con amigos sí”. 2 - sexismo 2

Leave a Comment

¿Cómo se calcula el presupuesto para un servicio de traducción?

La forma más habitual de estimar el precio de un servicio de traducción es aplicar una tarifa por palabra del documento original que se va a traducir. Así, pues, el cálculo para el presupuesto es bastante sencillo: precio de la traducción = n.º de palabras x tarifa/palabra + IVA.

Otro aspecto que tiene que quedar muy claro es a qué idioma hay que traducir, puesto que a menudo las tarifas varían en función de la combinación de idiomas del encargo.

Hasta aquí, todo bien, pero… ¿qué se considera palabra por traducir? Y es que, a veces, esta fórmula puede generar dudas sobre qué se incluye y qué no en el recuento de palabras a partir del cual se calcula el precio del servicio de traducción.

¿En el presupuesto se incluyen los números?

En muchos casos, los textos que recibimos para traducir contienen números que, obviamente, también tienen que constar en el texto traducido y, por tanto, se incluyen en el recuento. Por otra parte, aunque a primera vista pueda parecer que los números no se tienen que traducir, cabe tener en cuenta lo siguiente:

números

  • Según la combinación de idiomas, habrá que adaptar la representación de los valores numéricos. Por ejemplo: en inglés los millares se representan con una coma, mientras que en español se suele hacer con un punto. Otros idiomas los indican con espacios finos o apóstrofes.
  • En traducciones como las de cuentas anuales o de certificados académicos, el formato puede ser complejo y se tiene que respetar, especialmente en el caso de las tablas y los gráficos que reflejan las cifras de resultados, pérdidas y ganancias o de calificaciones académicas, créditos, asignaturas, etc. Por eso, además, la traducción de este tipo de documentos comporta un trabajo añadido de formateado.

Esta frase sí, esta no…

La comprensión de un texto se fundamenta en la disposición lógicacoherente de sus contenidos, lo cual confiere unidad al discurso. Un texto cohesionado es un texto ordenado en el que el tránsito de un contenido a otro facilita la construcción del significado global. En definitiva, un texto es una unidad de significado y, para un traductor, entender correctamente el significado es fundamental para generar una traducción adecuada.

¿Qué pasa, pues, cuando nos piden traducir textos incompletos con fragmentos eliminados y frases a medias para ahorrar en el precio de la traducción? Pues que el traductor no dispone de esta unidad de significado que proporciona un texto completo y se podrían perder matices o, incluso, se podrían cometer errores por falta de información.

Por lo tanto, recomendamos que siempre que sea posible se envíen a traducir textos completos con el máximo contexto posible.

¿Qué hacemos con las marcas comerciales?

marcas comerciales, traducciónEn la mayoría de casos no hace falta traducir las marcas comerciales, pero sí que tienen que aparecer en el texto traducido y, por ello, tienen que incluirse en el presupuesto. Asimismo, es recomendable que los traductores puedan corroborar que no hay ningún problema con mantener el nombre comercial en el idioma de destino. Así evitaremos casos como estos. Pero eso ya escapa a la fase del presupuesto…

Un caso aparte: las traducciones juradas

Un caso particular es el de las traducciones juradas, porque precisamente su función consiste en acreditar que todo lo que consta en la traducción es exactamente lo que aparece en el documento original. Por eso, el traductor, con el objetivo de recrear fielmente el contenido del documento, hará constar firmas, números, sellos, logotipos, direcciones, nombres… Y, por supuesto, todo lo que consta en la traducción y requiere tiempo de trabajo se tiene que tener en cuenta en el precio del servicio.

¿Quiere saber el precio exacto del servicio que necesita? Solicite un presupuesto sin compromiso o escríbanos a info@ampersand.net para más información.

Leave a Comment

Slack: gestionar equipos

Slack: una herramienta de comunicación para el trabajo en equipo

En una empresa de traducción, el trabajo en equipo es fundamental y, por tanto, la comunicación entre los miembros del equipo tiene que ser óptima para agilizar el proceso de traducción desde el encargo hasta la entrega. Por eso, en Ampersand te proponemos Slack, una aplicación de mensajería muy completa pero muy fácil de usar.

slack, treball en equip, missatgeria, aplicació
Slack: pantalla principal en la que se muestran los canales y las conversas privadas.

¿Cómo funciona Slack?

Para empezar a utilizar Slack, tienes que crear un equipo con un dominio propio del tipo: https://<tudominio>.slack.com y añadir los miembros correspondientes. Se trata, pues, de un grupo cerrado al que solo pueden acceder los usuarios que reciban una invitación de acceso.

Además de mantener conversaciones individuales, puedes crear canales, marcados con una almohadilla (#), que pueden ser públicos (para todos los miembros del equipo) o privados (solo para los miembros que tú añadas). Por ejemplo: puedes tener un canal privado para un proyecto en concreto y canales públicos de comunicación entre todos los miembros del equipo basados en un tema o un acontecimiento.

Una vez hayas establecido los canales, puedes definir las preferencias de notificación para cada uno según la prioridad que quieras darle. Por ejemplo: puedes establecer que quieres recibir una notificación en el escritorio cada vez que alguien escriba un mensaje en un canal o solo cuando se cite tu nombre de usuario (@nombreusuario).

Por otro lado, también tienes la opción de silenciar cualquier tipo de notificación. Otras opciones de notificación pueden ser los avisos al móvil o por correo electrónico si estamos inactivos durante el período de tiempo que elijamos.

Otras funciones que ofrece Slack

Slack tambien te permite integrar herramientas externas a la aplicación, como por ejemplo una plataforma de correo electrónico o Google Calendar, para que te envíe los avisos y recordatorios de acontecimientos que tengas marcados en la agenda.

integrar eines, slack, dropbox, google driveAsimismo, puedes integrar un servicio de almacenamiento de documentos, como Google Drive o Dropbox, de forma que puedas acceder fácilmente a tus contenidos remotos para enviarlos a través de Slack. Además, cabe destacar que también podemos integrar aplicaciones que nos permitan realizar videoconferencias y llamadas.

Slack también permite enviar archivos almacenados en tu dispositivo de una forma muy práctica. Solo tienes que arrastrarlos con el cursor y dejarlos caer en la conversación o el canal que te interese.

Finalmente, es interesante mencionar la función de búsqueda en todo el historial. Slack permite buscar por palabra clave en todas nuestras conversaciones y los documentos enviados. Además, puedes utilizar distintos filtros para delimitar la búsqueda, como por ejemplo por conversación o canal o por fecha.

Anímate a agilizar la comunicación entre los miembros de tu equipo utilizando Slack.

Leave a Comment

Ampersand y los servicios de valor añadido

Valor añadido¿Qué son los servicios de valor añadido? En Ampersand lo tenemos muy claro: son servicios que, por su naturaleza o por la forma en que son prestados, otorgan un valor especial a una transacción que, de otra forma, sería ordinaria. Para verlo más claro, imaginemos un caso:

Trabajas en una empresa que pertenece a un grupo empresarial internacional. Desde la sede de Barcelona, se gestiona todo el negocio de la Península Ibérica. El grupo utiliza como idioma corporativo el inglés. En este idioma llegan todas las comunicaciones internas, el material publicitario, los catálogos… y también está la web. Los trabajadores ya habláis inglés, por lo que la comunicación interna no supone problema alguno, pero ¿qué ocurre con los demás materiales que hay que presentar en vuestro mercado en el idioma correspondiente? Esto implica, por lo menos, trasladar todo el material al castellano y al portugués. O al catalán, al euskera y al gallego.

Esto significa que hay un montón de material que traducir, en distintos formatos, con información que seguramente está repetida o bien aparece con formas similares en diversos lugares. Y también puede pasar que, en lugar de tener diversas pequeñas piezas, tengas una única base de datos que haya que traducir. ¿Y qué tienes que hacer para que todo este material llegue a la empresa que tiene que traducirlo?

En Ampersand, además de contar con traductores cualificados para un gran número de idiomas, tenemos los conocimientos necesarios para gestionar tus proyectos. Tanto si tienes el material que hay que traducir disperso en 132 archivos como si está en un único soporte, solo nos lo tienes que hacer llegar de la forma que te resulte más práctica y esperar al día que hayamos marcado para la entrega. No tendrás que preocuparte de nada más.

Qué hacemos para ofrecer valor añadido

La traducción no es un tubo por uno de cuyos extremos entra la información en un idioma y sale traducida por el otro. Para garantizar un trabajo de calidad, llevamos a cabo tareas como estas:

  • Analizamos el material para ver si hay contenido repetido, que se deberá traducir de la misma forma y que, en determinados casos, puede estar sujeto a descuento.
  • Procesamos los archivos para que el traductor pueda trabajar desde una interfaz que facilite la coherencia y el uso de una terminología adecuada.
  • En el caso de los archivos con formato etiquetado, como xml, html o InDesign, preparamos el proyecto con el objetivo de proteger las etiquetas y evitar que el traductor las borre por error.
  • En el caso de las traducciones juradas, preparamos la traducción impresa con el certificado del traductor jurado y una copia del documento original.
  • Si ya has trabajado antes con nosotros, nos aseguramos de utilizar la misma terminología y fraseología que en traducciones anteriores, mediante sistemas de memoria de traducción.
  • Hacemos un presupuesto que tenga en cuenta todo lo que hemos dicho hasta ahora: posibles descuentos en caso de que haya material repetido, recargos si hay que trabajar con formatos que impliquen una dificultad adicional, descuentos por volumen…

Como puedes ver, hay mucho trabajo que hacer y muchos aspectos que gestionar. La gestión de proyectos es una tarea compleja y hay que dedicarle el tiempo necesario para poder hacerla bien. La traducción de calidad también necesita tiempo para poder hacerse bien. Si llevamos a cabo la cadena completa en el marco temporal necesario, podremos ofrecerte un servicio de calidad. Y la calidad también tiene un precio.

Si, como en el ejemplo, tienes que traducir material de tu empresa y quieres un servicio de calidad y valor añadido, ponte en contacto con nosotros para ver cuál es la mejor forma de llevar a cabo el proyecto. Te facilitaremos el trabajo.

Leave a Comment